Opinion

¿Y la reforma político-electoral?

.

Gerardo Cortinas Murra

lunes, 07 junio 2021 | 05:00

Ayer domingo, los ciudadanos chihuahuenses acudimos a emitir nuestro voto a favor de los candidatos de nuestra preferencia; ejerciendo con ello, nuestro derecho-deber de elegir -de manera pacífica- a los nuevos gobernantes; Legitimando así, su acceso al cargo de elección popular al que fueron postulados.

Una vez concluida la jornada electoral, en los próximos días habremos de conocer, con certeza, quienes serán los ciudadanos que habrán de integrar la nueva Legislatura local. Algunos de ellos, podrían repetir, si logran la reelección.

Sin duda alguna, la principal característica de las campañas de los candidatos a Gobernador y diputados locales fue la ausencia de propuestas para impulsar reformas constitucionales para optimizar la labor de los tres poderes estatales.  

Muchas de las propuestas de los candidatos fueron, como ya es costumbre, ajenas por completo al cargo que se postulaban; o bien, propuestas absurdas e imposibles de cumplir. Y tantas otras ‘promesas del corazón’, que solo lograron generar más hartazgo ciudadano.

Por tal motivo, avizoro que la labor legislativa seguirá de mal en peor. En especial, por la actitud retrógrada asumida por los actuales diputados de Morena (algunos de ellos con posibilidades de ser reelectos), cuya consecuencia fue que la actual Legislatura sea considerada como la peor en la historia política de Chihuahua.

A pesar de ello, los próximos diputados locales (algunos de ellos con total desconocimiento del Derecho Parlamentario) tendrán el compromiso ineludible de actualizar la legislación estatal en varios rubros. Pero también, habremos de exigirle que respeten el derecho fundamental de la ciudadanía chihuahuense de participar en el proceso legislativo.

En efecto, el principio del Parlamento Abierto exige que se dé a la ciudadanía la oportunidad de emitir su opinión respecto a las iniciativas de ley que son puestas a consideración del Congreso; so pena, de que la SCJN declare la invalidez de las leyes aprobadas por la ausencia de la participación ciudadana.

Así las cosas, tomando en cuenta los recientes precedentes jurisprudenciales de la ‘Tremenda Corte’, la próxima Legislatura estará obligada a aprobar diversas leyes que han sido declaradas inconstitucionales; entre ellas los siguientes:

1. La Ley de Juicio Político y Declaración de Procedencia; misma que al día de hoy, no ha sido aprobada. Esta omisión legislativa ha sido solapada por los diputados panistas, con el único propósito de garantizar la impunidad política de Javier Corral (a) “El Inútil”.

2. La Ley Orgánica del Poder Judicial del Estado; la cual deberá ser aprobada a más tardar el próximo mes de noviembre. Esta Ley fue aprobada a la ‘fast-track’ y avalada por los diputados panistas, violando el procedimiento legislativo.

Por otra parte, es urgente actualizar diversas instituciones políticas, dada cuenta que algunas de ellas resultan ser no solo obsoletas, sino además, le causan un daño considerable al erario estatal. Citemos algunas de ellas:

1. Reforma constitucional para reducir el número de diputados locales, de 33 a 25; lo cual conlleva una nueva redistritación electoral, tomando en cuenta los datos del Censo de Población 2020.

2. Reforma constitucional para reducir el financiamiento público a los partidos políticos, modificando la fórmula aritmética para calcular su monto total; y en especial, eliminar el financiamiento de gastos de campaña.

3. Reforma constitucional para implementar una verdadera política de austeridad, para reducir los sueldos de los altos funcionarios de los tres poderes de gobierno y de los órganos autónomos; y establecer que la compensación no será superior al 100% del sueldo base.

4. Reforma constitucional para que la denuncia popular sea aplicable a todo tipo de procedimiento de responsabilidad; evitando así, que las denuncias de los ciudadanos sean declaradas improcedentes por falta de interés legítimo.