Opinion

¡Ya nadie le cree!... a ya saben quién...

.

José Díaz López

sábado, 16 marzo 2019 | 00:37

Mentirle a los chihuahuenses ya no es señal de astucia del gobernador Corral, sino de peligro inminente de perder el poder. Una señal de poses mediáticas boomerang para el gobernador, es su declaración de que “él impuso y no AMLO, la moda de levantarse temprano para ponerse a trabajar”, púes las redes sociales al instante le “saltaron” con toda su expresividad mexicana, lo “chamuscaron” ¡pero feo! por mentiroso. Ya no le es fácil a un político como el gobernador mentir tan cínicamente.  

Ya no le dan ventajas competitivas electoralmente al gobernador Corral sus guerras sucias. Ya no le reditúa, ¡ni le dará!,  frutos seguir “oponiéndose” al Presidente, ni pelearse con él en los medios, haciéndole al “contrapeso” a las acciones oficiales. La población ya ni lo sigue, ya no le cree como merólico parlamentario.

La derecha lidereada por el gobernador Corral, no descansa en construir mentiras contra quien se le ponga enfrente. Cómo todos hemos visto, es experto en el diseño y operación de las guerras sucias; en inventar mentiras para desprestigiar directamente hoy al Presidente López Obrador y a MORENA porque   siente, no pasitos… ¡pasotes! “en la azotea” de su poder.

Las guerras sucias son ataques con mentiras, levantando infundios, difamando, haciendo rumores negativos, infundiendo miedo, destapando escándalos sexuales, antecedentes penales contra los adversarios, para quitarles credibilidad política.

A eso está dedicada la reacción o la derecha del gobernador Corral desde que López Obrador asumió la Presidencia: a atacarlo con mentiras e infundios y medias verdades. Sembrando miedo en la población contra López Obrador. Pero al final ataca, trata de golpear al ciclón democrático que recorre al país. Y que por supuesto… ¡hay viene para sacar de la gubernatura al pésimo gobernante… que todos conocemos.

Ciclón de la democracia ¡que por supuesto tiene en pánico al grupo del gobernador!.

No dudamos ni un ápice que la renuncia de Olmos a la Secretaría de la Función Pública, tenga que ver con el enorme desprestigio del gobierno de Corral.

A nuestro juicio, en esta estrategia de operar guerras sucias contra el gobierno de AMLO, se está equivocando rotundamente la derecha dirigida por el gobernador Corral. No así en tratar de usar las banderas que ha descuidado un tanto el Presidente.

En efecto, a una sociedad inmersa todos los días en la globalización comunicativa y en la actividad de las redes sociales que está muy informada al instante, ya no se le puede manipular ni mentir fácilmente. Es indudable que cada ciudadano, es un cibernauta que accede a los medios virtuales o escritos y tiene más información y capacidad para discernir la política y el quehacer de los gobernantes. Es imposible, según nuestra percepción, que las guerras sucias influencien o manipulen a ese torrente ciclónico de Cambio prodemocrático que recorre al país desde el 1 de julio y aún antes desde el 2000.

Somos una población, una opinión pública que con mayor fuerza irrumpe en el espacio público con sus propias opiniones. Y si en algún espacio político se vive y se alegra y se concreta la inteligencia popular, es en las redes sociales, que no descansan para desenmascarar a la reacción, al PAN concretamente y al gobernador corral con todas sus mentiras. Los gobernantes mentirosos no pueden con las redes sociales.

Por lo que se ve el gobernador Corral ya no puede engañar a nadie. Y es sumamente claro, ¡casi, casi estamos seguros!, que al saberse que el Congreso Federal aprobó la revocación del mandato para el Presidente, la inmensa mayoría de los chihuahuenses pensamos ¡que se apliqué  ya en Chihuahua al gobernador Corral!

Seguramente el PAN y el PRD por eso no quieren que el Presidente se someta a la revocación del mandato dentro de dos años, pues los obligaría a ellos, principalmente al gobernador Corral que desgobierna ilegítimamente con un 84% de desaprobación de su mandato por los chihuahuenses, a que si tuviera un mínimo de honestidad ya hubiera… desde hace tiempo

Corral y su PAN-PRD, sabe perfectamente que con los programas sociales y la enorme confianza que el 84% de mexicanos tiene en el Presidente López Obrador, sus posibilidades para defender la gubernatura y la presidencia municipal son mínimas y cada vez más débiles. Nadie duda que si hoy fueran las elecciones para gobernador y presidente municipal en Chihuahua, MORENA arrasaría en las elecciones al PAN-PRD. Por eso Corral se está preparando destinando cientos de millones de pesos para un fondo electoral que le sirva para controlar de paso al empresariado. Todos sabemos la entrega más de cien millones de pesos a organizaciones empresariales. A éstos les está entregando cientos de millones como bolsa electoral.  ¿Habrá influido esto para la renuncia de Olmos?. Teniendo en el horizonte la derrota anticipada del gobernador en las próximas elecciones, en su miedo todo es posible.