Salud

Aseguran empresas que sus vacunas son efectivas en un 95 %, ¿Qué significa eso?

Cómo funcionan las vacunas en el mundo real dependerá de muchos factores para los cuales aún no tenemos respuesta, experto

Associated Press / sede corporativa de Pfizer Canadá en Montreal

The New York Times

viernes, 20 noviembre 2020 | 20:23

Nueva York— Los que encabezan la competencia para lograr la vacuna parecen estar funcionando mucho mejor de lo que cualquier hubiera esperado: Pfizer y BioNTech anunciaron en esta semana que su vacuna tenía un porcentaje de eficiencia del 95 por ciento. Moderna colocó su cifra en un 94.5 por ciento. En Rusia, la farmacéutica que elabora la vacuna Sputnik aseguró que su eficacia era de más de 90 por ciento.

“Esos son puntos de inflexión”, dijo el Dr. Gregory Poland, investigador de vacunas de la Clínica Mayo. “Nosotros esperábamos un porcentaje del 50 a 70 por ciento”.

De hecho, la Administración de Alimentos y Medicamentos ha dicho que considera otorgar su aprobación de emergencia para las vacunas que muestren tan sólo una eficacia del 50 por ciento.

De acuerdo a los titulares, uno podría asumir que esas vacunas --- que algunas personas podrían recibir en cuestión de semanas --- protegerán a 95 de cada 100 personas que las reciban. Sin embargo, eso no es lo que los ensayos han mostrado. Exactamente cómo funcionan las vacunas en el mundo real dependerá de muchos factores para los cuales aún no tenemos respuesta --- tales como si las personas vacunadas pueden recibir infecciones asintomáticas y cuántas personas serán vacunadas.

La lógica fundamental detrás de los ensayos actuales de vacunas ha funcionado estadísticamente durante más de un siglo. Los investigadores vacunan a algunas personas y les dan un placebo a otras. Luego, esperan que los participantes se enfermen y detectan cuantas enfermedades provinieron de cada grupo.

En el caso de Pfizer, por ejemplo, la empresa reclutó a 43 mil 661 voluntarios y esperaba que 170 personas tuvieran síntomas del Covid-19 y que dieran positivo en una prueba.  De las 170, 162 recibieron un placebo, y sólo a ocho les aplicaron la vacuna real.

De esas cifras, los investigadores de Pfizer calcularon la parte de los voluntarios de cada grupo que se enfermó. Ambas fracciones fueron pequeñas, pero la parte de voluntarios no vacunados que se enfermaron fue mucho más grande que los vacunados.

Los científicos han determinado la relativa diferencia entre esas dos fracciones y expresan esa diferencia con un valor al que llaman eficacia. Si no hay diferencia entre la vacuna y el placebo, la eficacia es de cero. Si nadie que ha sido vacunado se enferma, la eficacia es del 100 por ciento.

Un 95 por ciento de eficacia es una evidencia cierta de que la vacuna funciona bien. Pero ese número no nos dice qué posibilidades tenemos de enfermarnos si somos vacunados. Y tampoco dice qué tan bien funcionará la vacuna para disminuir el Covid-19 en Estados Unidos.