Salud

AstraZeneca enfrenta desafíos

La vacuna fue promocionada en el mundo como una asesina de pandemias

/ Vacuna AstraZeneca

Agencias

domingo, 21 marzo 2021 | 19:29

Washington— Se suponía que la vacuna contra el coronavirus de AstraZeneca era la inyección que sacaría al mundo de la pandemia: una dosis barata y fácil de administrar que protegería no solo a los ciudadanos de las naciones ricas sino también a los de los países más vulnerables, publicó The Washington Post.

En cambio, la inoculación, una colaboración entre investigadores de la Universidad de Oxford y una de las compañías farmacéuticas más grandes del mundo, se ha visto plagada de pasos en falso a medida que se acelera el lanzamiento de otras vacunas. Primero, había ciencia básica confusa. Luego no cumplió con los objetivos de entrega. Ahora, una pausa que mina la confianza en Europa que siguió a los informes de coágulos de sangre raros entre un puñado de vacunados.

Si las apuestas no hubieran sido tan altas, la saga de AstraZeneca podría haberse sentido como una telenovela, con momentos vertiginosos de brillantez científica socavados por errores vergonzosos. El equipo de Oxford que desarrolló la vacuna fue audaz, pero también les pareció arrogante a muchos científicos de ambos lados del Atlántico.

Si el lanzamiento de la vacuna de AstraZeneca se hubiera manejado de manera diferente, podría haber estado disponible mucho más ampliamente a estas alturas, mitigando una nueva ola de muertes y enfermedades que amenaza vidas en todo el mundo. Los países que la han administrado ampliamente, como Gran Bretaña, le dan crédito a AstraZeneca por ayudar a impulsar una caída dramática en las hospitalizaciones y muertes. Pero la confianza del público en la vacuna de la empresa se ha visto muy afectada, ralentizando su aceptación y retrasando la batalla contra la pandemia.

En ningún lugar las consecuencias han sido más claras que en Europa, que apostó fuertemente por las dosis de la vacuna de AstraZeneca, pero que ha recibido apenas un tercio de lo prometido. Ahora, muchos países se están cerrando una vez más, ya que la variante de coronavirus más contagiosa que se detectó por primera vez en Gran Bretaña corre por todo el continente. Hungría batió récords de muertes y casos el pasado viernes. Francia impuso un nuevo cierre estricto en gran parte del país. Los casos de Alemania aumentaron un 50 por ciento la semana pasada. Y las encuestas de opinión sugieren que la disposición del público a recibir una vacuna contra AstraZeneca está disminuyendo.

"Desafortunadamente, AstraZeneca ha tenido una producción insuficiente y una entrega insuficiente", dijo a los periodistas la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. "Y esto, por supuesto, redujo dolorosamente la velocidad de la campaña de vacunación".