Salud

Aumenta síndrome ligado al Covid en niños

Por razones desconocidas, golpea, generalmente, varias semanas después de la infección

Tomada de Internet

Agencias

miércoles, 17 febrero 2021 | 13:32

Braden Wilson, de quince años, tenía miedo del Covid-19. Tuvo cuidado de usar cubrebocas y solo salía de su casa, en Simi Valley, California, para cosas como chequeos de ortodoncistas y visitas a sus abuelos cercanos.

Pero de alguna manera, el virus encontró a Braden. Provocó un daño despiadado en forma de síndrome inflamatorio que, por razones desconocidas, golpea a algunos jóvenes, generalmente varias semanas después de la infección por el coronavirus.

Los médicos del Hospital de Niños de Los Ángeles le pusieron al adolescente un ventilador y una máquina de circulación extracorpórea. Pero no pudieron evitar que sus órganos principales fallaran. El 5 de enero, "oficialmente dijeron que tenía muerte cerebral", relató su madre, Amanda Wilson, entre sollozos. "Mi hijo se había ido".

Los médicos de todo el país han observado un aumento sorprendente en la cantidad de jóvenes con la afección que tenía Braden, que se llama Síndrome Inflamatorio Multisistémico en Niños o MIS-C, por sus siglas en inglés. Aún más preocupante, dicen, es que ahora hay más pacientes muy enfermos que durante la primera ola de casos, lo que alarmó a médicos y padres de todo el mundo la primavera pasada.

"Ahora estamos recibiendo más de estos niños con MIS-C, pero esta vez, parece que un porcentaje más alto de ellos están gravemente enfermos", dijo la doctora Roberta DeBiasi, jefa de enfermedades infecciosas del Children's National Hospital en Washington, D.C. Durante la primera ola del hospital, aproximadamente la mitad de los pacientes necesitaban tratamiento en la unidad de cuidados intensivos, dijo, pero ahora entre el 80 y el 90 por ciento los necesita.

Las razones no están claras. El aumento sigue al aumento general de los casos de Covid en los Estados Unidos después de la temporada de vacaciones de invierno, y más casos simplemente pueden aumentar las posibilidades de que surja una enfermedad grave. Hasta ahora, no hay evidencia de que las variantes recientes del coronavirus sean responsables, y los expertos dicen que es demasiado pronto para especular sobre el impacto de las variantes en el síndrome.

La condición sigue siendo rara. Las últimas cifras del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades muestran 2 mil 060 casos en 48 estados, Puerto Rico y el Distrito de Columbia, incluidas 30 muertes. La edad promedio fue de 9 años, pero desde los bebés hasta los jóvenes de 20 años de edad se han visto afectados. Los datos, que están completos solo hasta mediados de diciembre, muestran que la tasa de casos ha aumentado desde mediados de octubre.

Si bien la mayoría de los jóvenes, incluso aquellos que se enfermaron gravemente, han sobrevivido y regresado a casa en condiciones relativamente saludables, los médicos no están seguros de si alguno de ellos experimentará problemas cardíacos persistentes u otros problemas.

"Realmente no sabemos qué pasará a largo plazo", dijo la doctora Jean Ballweg, directora médico en el Children's Hospital & Medical Center en Omaha, Nebraska, donde de abril a octubre, el hospital trataba alrededor de dos casos al mes, alrededor del 30 por ciento de ellos en cuidados intensivos. Eso aumentó a 10 casos en diciembre y 12 en enero, y el 60 por ciento necesitó cuidados intensivos y la mayoría requiere ventiladores. "Claramente, parecen estar más enfermos", dijo.

Los síntomas del síndrome pueden incluir fiebre, sarpullido, ojos rojos o problemas gastrointestinales. Aquellos pueden progresar a una disfunción cardíaca, incluido un shock cardiogénico, en el que el corazón no puede bombear sangre lo suficiente. Algunos pacientes desarrollan miocardiopatía, que endurece el músculo cardíaco o provoca un ritmo anormal.