Salud

Casi 500 millones de niños en el mundo no tienen acceso a educación a distancia

El cierre de escuelas por la pandemia ha privado del aprendizaje a más del 30% de los estudiantes, según Unicef

The New York Times

jueves, 27 agosto 2020 | 10:40

En los últimos seis meses, se les ha dicho a aproximadamente 1 mil 500 millones de niños en todo el mundo que no vayan a la escuela para ayudar a minimizar la transmisión del coronavirus. Más del 30 por ciento de estos estudiantes, alrededor de 463 millones, no pudieron acceder a oportunidades de aprendizaje remoto cuando sus escuelas cerraron, según un informe del pasado miércoles de Unicef, la agencia de las Naciones Unidas para la infancia.

"La gran cantidad de niños cuya educación se vio completamente interrumpida durante meses es una emergencia educativa mundial", dijo Henrietta Fore, directora ejecutiva de Unicef. "Las repercusiones podrían sentirse en las economías y sociedades durante las próximas décadas".

Los escolares de África subsahariana han sido los más afectados, según el informe, ya que los sistemas educativos no han logrado llegar a aproximadamente la mitad de todos los estudiantes a través de la televisión, la radio, Internet u otras formas de aprendizaje remoto. Muchos niños de la región han estado sin clases de ningún tipo desde marzo, según un informe separado publicado el miércoles por Human Rights Watch.

En parte para abordar este acceso desigual, los funcionarios de educación en Kenia dijeron el mes pasado que estaban cancelando el año académico y haciendo que los estudiantes lo repitieran.

El 40 por ciento de los estudiantes en Oriente Medio y el norte de África, el 38 por ciento en el sur de Asia y el 34 por ciento en Europa del Este y Asia central tampoco han podido aprender de forma remota, según el informe de Unicef, que dice que los niños de las zonas rurales se han visto afectados de manera desproporcionada.

En general, los estudiantes de hogares de ingresos más altos, con padres más educados, parecen estar obteniendo mejores resultados en sus estudios en casa, según han encontrado investigadores de todo el mundo. Esto ha reforzado la preocupación de que el cierre de escuelas pueda ser otra forma en que la pandemia agrave las desigualdades a largo plazo.