Salud

Cómo el coronavirus vuelve al cuerpo contra sí mismo

Una serie de nuevos estudios sugiere otra consecuencia insidiosa

Tomada de internet / Imagen ilustrativa

The New York Times

viernes, 29 enero 2021 | 10:30

Nueva York— El coronavirus puede deformar las defensas del cuerpo de muchas maneras, desarmando los sistemas de alerta temprana del cuerpo, por ejemplo, o provocando que las células inmunitarias fallen. Pero una serie de nuevos estudios sugiere otra consecuencia insidiosa: la infección puede desencadenar la producción de anticuerpos que atacan por error los tejidos del propio paciente en lugar del virus.

El último informe, publicado en línea esta semana, sugiere que los llamados autoanticuerpos pueden persistir meses después de que la infección se haya resuelto, quizás causando un daño irreparable. Si otros estudios confirman el hallazgo, puede explicar algunos de los síntomas persistentes en las personas que se han recuperado del Covid-19. El síndrome, a veces denominado Largo Covid, puede incluir demencia, "confusión mental" y dolor en las articulaciones.

Los autoanticuerpos no son nuevos para la ciencia: son los soldados descarriados del sistema inmunológico, ligados a enfermedades debilitantes como el lupus y la artritis reumatoide, que surgen cuando el cuerpo ataca sus propios tejidos.

El estudio más reciente es pequeño, con solo nueve pacientes, cinco de los cuales tuvieron autoanticuerpos durante al menos siete meses. Aún no se ha sometido a una revisión por pares para su publicación, y los autores instaron a tener cuidado al interpretar los resultados.

“Es una señal; no es definitivo”, dijo el doctor Nahid Bhadelia, director médico de la unidad de patógenos especiales del Boston Medical Center, quien dirigió el estudio. "No sabemos qué tan frecuente es, y si se puede vincular o no a un Largo Covid".

La cuestión de la autoinmunidad después de la infección por coronavirus es urgente e importante, agregó el doctor Bhadelia. Uno de cada tres supervivientes de Covid-19 dice que todavía experimenta síntomas.

"Este es un fenómeno real", dijo. "Estamos viendo una segunda pandemia de personas con una discapacidad potencial continua que tal vez no puedan regresar al trabajo, y eso tiene un gran impacto en los sistemas de salud".

Un creciente cuerpo de evidencia sugiere que la autoinmunidad contribuye a la gravedad de Covid-19 en algunas personas. Un estudio publicado en línea en octubre encontró que entre 52 pacientes con Covid-19 severo, más del 70 por ciento portaban anticuerpos contra su propio ADN y contra proteínas que ayudan con la coagulación sanguínea.

En otro estudio, también publicado en línea en octubre, los investigadores descubrieron autoanticuerpos contra los carbohidratos producidos por el cuerpo en pacientes con Covid-19, lo que podría explicar los síntomas neurológicos. Y un estudio en la revista Science Translational Medicine, en noviembre, encontró que la mitad de los pacientes hospitalizados por Covid-19 tenían al menos autoanticuerpos transitorios que causan coágulos y obstrucciones en los vasos sanguíneos.

Varios investigadores están siguiendo a los pacientes a lo largo del tiempo para ver cuánto tiempo persisten los autoanticuerpos y si causan daños permanentes. Aunque los científicos han sabido que las infecciones agudas pueden desencadenar su presencia, el fenómeno nunca se ha estudiado con tanto detalle.