Salud

El coronavirus está mutando. ¿Qué significa eso para nosotros?

La alarma se ha esparcido alrededor del mundo y muchos países han cerrado sus fronteras para visitantes del Reino Unido

Associated Press / La gente pasa frente a tiendas cerradas en Regent Street, en Londres

The New York Times

lunes, 21 diciembre 2020 | 15:35

Nueva York— Justo cuando las vacunas comienzan a ofrecer esperanzas para salir de la pandemia, los funcionarios de Gran Bretaña dieron una alarma urgente sobre lo que llamaron una nueva variante altamente contagiosa del coronavirus que circula en Inglaterra.

Citando la rápida propagación del virus a través de Londres y las áreas circundantes, el primer ministro Boris Johnson impuso el cierre más estricto del país desde marzo. "Cuando el virus cambia su método de ataque, debemos cambiar nuestro método de defensa", dijo.

Las estaciones de tren de Londres se llenaron de multitudes de personas que luchaban por salir de la ciudad cuando las restricciones entraron en vigor. El domingo, los países europeos comenzaron a cerrar sus fronteras a los viajeros del Reino Unido, con la esperanza de evitar la nueva iteración del patógeno.

En Sudáfrica, ha surgido una versión similar del virus, que comparte una de las mutaciones observadas en la variante británica, según los científicos que lo detectaron. Ese virus se ha encontrado en hasta el 90 por ciento de las muestras cuyas secuencias genéticas se han analizado en Sudáfrica desde mediados de noviembre.

Los científicos están preocupados por estas variantes, pero no sorprendidos por ellas. Los investigadores han registrado miles de pequeñas modificaciones en el material genético del coronavirus a medida que ha viajado por todo el mundo.

Algunas variantes se vuelven más comunes en una población simplemente por suerte, no porque los cambios de alguna manera sobrecarguen el virus. Pero a medida que se vuelve más difícil para el patógeno sobrevivir, debido a las vacunas y la creciente inmunidad en las poblaciones humanas, los investigadores también esperan que el virus obtenga mutaciones útiles que le permitan propagarse más fácilmente o escapar de la detección por parte del sistema inmunológico.

"Es una advertencia real de que debemos prestar más atención", dijo Jesse Bloom, biólogo evolutivo del Centro de Investigación del Cáncer Fred Hutchinson en Seattle. "Ciertamente, estas mutaciones se van a propagar y, definitivamente, a la comunidad científica: necesitamos monitorear estas mutaciones y debemos caracterizar cuáles tienen efectos".

La variante británica tiene alrededor de 20 mutaciones, incluidas varias que afectan la forma en que el virus se adhiere a las células humanas y las infecta. Estas mutaciones pueden permitir que la variante se replique y transmita de manera más eficiente, dijo Muge Cevik, experto en enfermedades infecciosas de la Universidad de St. Andrews en Escocia y asesor científico del gobierno británico.

Pero la estimación de una mayor transmisibilidad (funcionarios británicos dijeron que la variante era hasta un 70 por ciento más transmisible) se basa en modelos y no se ha confirmado en experimentos de laboratorio, agregó Cevik.

"Sobre todo, creo que necesitamos tener un poco más de datos experimentales", dijo. "No podemos descartar por completo el hecho de que algunos de estos datos de transmisibilidad podrían estar relacionados con el comportamiento humano".

También en Sudáfrica, los científicos se apresuraron a notar que el comportamiento humano estaba impulsando la epidemia, no necesariamente nuevas mutaciones cuyo efecto sobre la transmisibilidad aún no se había cuantificado.

El anuncio británico también generó preocupación de que el virus pudiera evolucionar para volverse resistente a las vacunas que se están lanzando recientemente. Las preocupaciones se centran en un par de alteraciones en el código genético viral que pueden hacerlo menos vulnerable a ciertos anticuerpos.

Pero varios expertos pidieron cautela, diciendo que se necesitarían años, no meses, para que el virus evolucionara lo suficiente como para hacer que las vacunas actuales sean impotentes.

"Nadie debería preocuparse de que va a haber una sola mutación catastrófica que de repente inutilice toda la inmunidad y los anticuerpos", dijo el doctor Bloom.

“Va a ser un proceso que ocurre en una escala de tiempo de varios años y requiere la acumulación de múltiples mutaciones virales”, agregó. "No va a ser como un interruptor de encendido y apagado".