Salud

Falsos positivos, más peligrosos de lo que parecen

Pueden incluso superar en número a los positivos precisos, lo que erosiona la confianza en las pruebas

Tomada de Internet / Foto ilustrativa

The New York Times

domingo, 25 octubre 2020 | 23:41

Estados Unidos— En el mundo de alto riesgo de las pruebas de coronavirus, los falsos positivos se consideran benignos en comparación con los falsos negativos, lo que puede privar a las personas infectadas del tratamiento y animarlas a mezclarse con otras, acelerando la propagación de la enfermedad.

Pero los falsos positivos, que identifican incorrectamente a una persona sana como infectada por el virus, también pueden tener graves consecuencias, especialmente en lugares donde el virus es escaso.

Los falsos positivos son generalmente muy raros entre las pruebas que han sido examinadas por la Administración de Alimentos y Medicamentos. Pero cualquier prueba puede estar plagada de contaminación, mal manejo o fallas técnicas, lo que lleva a un dispositivo a detectar el coronavirus donde no está.

En lugares donde el virus es relativamente escaso, los falsos positivos pueden incluso superar en número a los positivos precisos, lo que erosiona la confianza en las pruebas y, en algunas circunstancias, provoca sus propios brotes.

Los efectos adversos incluyen:

Aislamiento innecesario: de acuerdo con las pautas publicadas por el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades, las personas que dan positivo en la prueba deben aislarse inmediatamente durante al menos 10 días después de que comiencen los síntomas (si es que experimentan síntomas). Eso es 10 días lejos de amigos y familiares, y 10 días de productividad potencial en una escuela o lugar de trabajo perdidos.

Nuevos brotes: en determinadas circunstancias, un falso positivo podría sembrar nuevos casos de coronavirus. Las instalaciones abarrotadas, como los asilos de ancianos, las prisiones u hospitales, pueden aislar a las personas positivas de coronavirus juntas. "Si alguien no es realmente positivo, podríamos enviarlo a la muerte", dijo la doctora Valerie Fitzhugh, patóloga de la Universidad de Rutgers en Nueva Jersey.

Tratamiento omitido o inadecuado: las personas con gripe o Covid-19 a menudo muestran síntomas similares, pero es posible que solo se realicen pruebas para uno de ellos a la vez. Si a un paciente se le da un diagnóstico incorrecto de Covid-19, esa persona podría verse privada de un tratamiento que podría aliviar su enfermedad o recibir una terapia costosa para acelerar su recuperación.

Una falsa sensación de seguridad: la creciente evidencia sugiere que la mayoría de las personas que han luchado contra el coronavirus conservan cierto grado de inmunidad. Los científicos no saben cuánto dura esta inmunidad, pero las pautas del C.D.C. señalan que es poco probable que uno pueda volverse a infectar en un plazo de 90 días. Las personas que no presentan síntomas dentro de este período de tiempo no necesitan hacerse la prueba nuevamente, dijo la agencia. Si alguien fuera retirado de las pruebas de rutina, dijo la doctora Catherine O'Neal, especialista en enfermedades infecciosas de la Universidad Estatal de Louisiana, pondría en peligro la salud de esa persona y podría poner en riesgo a todo un grupo de contactos cercanos.