PUBLICIDAD

Salud

Ideas falsas sobre nutrición

Expertos comparten mitos sobre la alimentación que parecen perdurar en las mentes de las personas y que, según ellos, deberían desaparecer

The New York Times

viernes, 27 enero 2023 | 06:29

La leche de soya puede aumentar el riesgo de cáncer de mama. Los alimentos sin grasa son más sanos que los ricos en grasa. Los veganos y los vegetarianos tienen déficit de proteínas. Algunas ideas falsas sobre nutrición parecen perdurar en la cultura estadounidense como una terrible canción metida en la cabeza.

Así que, para dejar las cosas claras, hemos planteado una sencilla pregunta a 10 de los mayores expertos en nutrición de Estados Unidos: ¿Cuál es el mito sobre nutrición que desearía que desapareciera y por qué? Esto es lo que dijeron.

LAS FRUTAS Y VERDURAS FRESCAS SON MÁS SANAS QUE LAS ENLATADAS, CONGELADAS O SECAS

A pesar de la eterna creencia de que “lo fresco es lo mejor”, las investigaciones han demostrado que las frutas y verduras congeladas, en conserva o deshidratadas pueden ser tan nutritivas como las frescas.

“También pueden ahorrar dinero y ser una forma fácil de asegurarse de que siempre hay frutas y verduras disponibles en casa”, afirma Sara Bleich, directora saliente de seguridad nutricional y equidad sanitaria del Departamento de Agricultura de EE.UU. y profesora de política de salud pública en la Escuela de Salud Pública T.H. Chan de Harvard. Una advertencia: algunas variedades enlatadas, congeladas y secas contienen ingredientes engañosos como azúcares añadidos, grasas saturadas y sodio, dijo la Dra. Bleich, así que asegúrate de leer las etiquetas nutricionales y opta por productos que mantengan esos ingredientes al mínimo.

TODAS LAS GRASAS SON MALAS

Cuando los estudios publicados a finales de la década de 1940 hallaron correlaciones entre las dietas ricas en grasas y los altos niveles de colesterol, los expertos razonaron que si se reducía la cantidad de grasas totales en la dieta, disminuiría el riesgo de padecer enfermedades cardiacas. En la década de 1980, los médicos, los expertos federales en salud, la industria alimentaria y los medios de comunicación informaban de que una dieta baja en grasas podía beneficiar a todo el mundo, aunque no había pruebas sólidas de que hacerlo previniera problemas como las cardiopatías o el sobrepeso y la obesidad.

La Dra. Vijaya Surampudi, profesora adjunta de medicina en el Centro de Nutrición Humana de la Universidad de California en Los Angeles, afirma que, como consecuencia de ello, la denigración de las grasas llevó a muchas personas -y a los fabricantes de alimentos- a sustituir las calorías procedentes de las grasas por calorías procedentes de carbohidratos refinados, como la harina blanca y el azúcar añadido (¿se acuerdan de Snackwell’s?) “En lugar de ayudar al país a mantenerse delgado, las tasas de sobrepeso y obesidad aumentaron considerablemente”, afirma.

LAS CALORÍAS SON EL FACTOR MÁS IMPORTANTE PARA GANAR PESO

Es cierto que si consumes más calorías de las que quemas, probablemente ganarás peso. Y si quema más calorías de las que consume, probablemente adelgazará, al menos a corto plazo. Pero la investigación no sugiere que comer más provoque un aumento de peso sostenido que desemboque en sobrepeso u obesidad. Según el Dr. Dariush Mozaffarian, profesor de nutrición y medicina de la Escuela Friedman de Ciencia y Política de la Nutrición de la Universidad Tufts, “más bien son los tipos de alimentos que comemos los que pueden ser los causantes a largo plazo” de estos trastornos. Los alimentos ultraprocesados -como los aperitivos refinados ricos en almidón, los cereales, las galletas, las barritas energéticas, los productos horneados, los refrescos y los dulces- pueden ser especialmente perjudiciales para el aumento de peso, ya que se digieren rápidamente e inundan el torrente sanguíneo de glucosa, fructosa y aminoácidos, que el hígado convierte en grasa. En cambio, lo que se necesita para mantener un peso saludable es pasar de contar calorías a dar prioridad a una alimentación saludable en general: calidad sobre cantidad. 

LAS PERSONAS CON DIABETES TIPO 2 NO DEBEN COMER FRUTA

Este mito proviene de confundir los zumos de fruta -que pueden elevar los niveles de azúcar en sangre por su alto contenido en azúcar y su bajo contenido en fibra- con las frutas enteras. Pero las investigaciones han demostrado que no es así. Algunos estudios demuestran, por ejemplo, que quienes consumen una ración de fruta entera al día -sobre todo arándanos, uvas y manzanas- tienen menos riesgo de desarrollar diabetes de tipo 2. Y otras investigaciones sugieren que, si ya se padece diabetes de tipo 2, el consumo de frutas enteras puede ayudar a controlar la glucemia.

Es hora de acabar con este mito, afirma la Dra. Linda Shiue, internista y directora de medicina culinaria y medicina del estilo de vida de Kaiser Permanente San Francisco.

LA LECHE VEGETAL ES MÁS SANA QUE LA DE VACA

Existe la idea de que las leches vegetales, como las elaboradas con avena, almendras, arroz y cáñamo, son más nutritivas que la leche de vaca. “Pero no es cierto”, afirma Kathleen Merrigan, profesora de sistemas alimentarios sostenibles en la Universidad Estatal de Arizona y ex subsecretaria de Agricultura de Estados Unidos. Pensemos en las proteínas: La leche de vaca suele tener unos ocho gramos de proteínas por taza, mientras que la leche de almendras suele tener uno o dos gramos por taza, y la leche de avena suele tener dos o tres gramos por taza. 

COMER ALIMENTOS A BASE DE SOYA AUMENTA EL RIESGO DE CÁNCER DE MAMA

Se ha descubierto que altas dosis de estrógenos vegetales presentes en la soya, denominados isoflavonas, estimulan el crecimiento de células tumorales de mama en estudios con animales. “Sin embargo, esta relación no se ha demostrado en estudios con humanos”, afirma el Dr. Frank B. Hu, profesor en Harvard. Hasta ahora, la ciencia no indica una relación entre el consumo de soya y el riesgo de cáncer de mama en humanos. Por el contrario, el consumo de alimentos y bebidas a base de soya puede tener un efecto protector frente al riesgo de cáncer de mama.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD