Salud

Implante cerebral permite que paciente totalmente paralizado se comunique

Letra tras letra minuciosa, un hombre fue capaz de formular palabras y oraciones usando solo sus pensamientos

The New York Times

The New York Times

miércoles, 23 marzo 2022 | 16:21

Ginebra.- En 2020, Ujwal Chaudhary, un ingeniero biomédico de la Universidad de Tübingen y del Centro Wyss de Bioingeniería y Neuroingeniería, en Ginebra, observó su computadora con asombro cuando se reveló un experimento en el que había pasado años. Un paralítico de 34 años yacía boca arriba en el laboratorio, con la cabeza conectada por un cable a una computadora. Una voz sintética pronunció letras en alemán: “E, A, D…”

El paciente había sido diagnosticado unos años antes con esclerosis lateral amiotrófica, que conduce a la degeneración progresiva de las células cerebrales involucradas en el movimiento. El hombre había perdido la capacidad de mover incluso sus globos oculares y era completamente incapaz de comunicarse; en términos médicos, estaba completamente encerrado.

O eso parecía. A través del experimento del doctor Chaudhary, el hombre había aprendido a seleccionar, no directamente con los ojos, sino imaginando que sus ojos se movían, letras individuales del flujo constante que la computadora decía en voz alta. Letra tras letra minuciosamente, una cada minuto más o menos, formuló palabras y oraciones.

"Wegen essen da wird ich erst mal des curry mit kartoffeln haben und dann bologna und dann gefuellte und dann kartoffeln suppe", escribió en un momento: "Para comer quiero curry con patata, luego boloñesa y sopa de patata".

El doctor Chaudhary y sus colegas estaban estupefactos. “Yo mismo no podía creer que esto fuera posible”, recordó Chaudhary, quien ahora es director general de ALS Voice gGmbH, una empresa de neurobiotecnología con sede en Alemania, y que ya no trabaja con el paciente.

El estudio, publicado este martes en Nature Communications, proporciona el primer ejemplo de un paciente en un estado totalmente bloqueado que se comunica extensamente con el mundo exterior, dijo Niels Birbaumer, líder del estudio y exneurocientífico de la Universidad de Tübingen.