PUBLICIDAD

Salud

Plantas medicinales; un mundo de beneficios

Los remedios naturales se originaron a partir de la experiencia de quienes utilizaron las plantas para atender males

Agencia Reforma

domingo, 19 noviembre 2023 | 06:44

Ciudad de México — Hace miles de años, en algún rincón del mundo, pudo haber ocurrido algo así: Una mamá primeriza ve a su bebé que no para de toser y la abuela le enseña a preparar un té para aliviarlo. La madre observa que su hijo se mejora y ahora, cada que escucha a un niño toser, muestra a las mujeres el remedio para curarlos.

Éste es un ejemplo de cómo desde tiempos ancestrales se ha practicado la medicina a base de plantas.

A diferencia de los medicamentos desarrollados en investigaciones científicas, los remedios naturales se originaron a partir de la experiencia de quienes los utilizaron y después, tras haber visto resultado, compartieron la información, pasándola de generación en generación.

“No existe una sola persona que no haya probado, consciente o inconscientemente, una planta medicinal”, señala el biólogo Mauricio González Ferrara, quien ha estudiado las plantas medicinales de Nuevo León desde hace más de dos décadas.

“Las abuelas y las mamás eran especialistas para reconocer enfermedades de sus hijos como un dolor de estómago, una infección, un dolor de cabeza, una pequeña fiebre, una cortada. Y sabían que remedios utilizar”.

Árnica para los golpes, epazote contra las lombrices, hierbabuena para el vómito, manzanilla para dolores y sábila para quemaduras son algunos ejemplos que se pueden escuchar al hablar de plantas medicinales. todavía una separación entre la medicina convencional y la tradicional, especialistas aseguran que el consumo de plantas para hacer remedios va al alza

Si bien estos remedios fueron utilizados durante milenios por civilizaciones de todo el mundo, la llegada de la medicina alopática, a finales del siglo 19, marcó un cambio.

El desarrollo de medicamentos cuyos efectos hubieran sido probados científicamente hizo que las plantas perdieran credibilidad por algunos.

“La gente empezó a temerle a las plantas medicinales y pensar que la medicina moderna

tenía todas las soluciones para los problemas de salud”, apunta González Ferrara, autor de Plantas medicinales del noreste de México (1998).

Sin embargo, desde mediados del siglo 20, la ciencia se ha encargado de investigar todos estos remedios ancestrales y ha podido comprobar que, en efecto, hay algunas plantas que podrían ayudar a cuidar la salud del ser humano.

Conocimiento ancestral

Entre las plantas medicinales que más han sido estudiadas por la ciencia están la equinácea, que se suele tomar para combatir enfermedades respiratorias, y la jamaica, usada para regular presión arterial, colesterol y triglicéridos.

Para estudiar las propiedades de una planta, primero se elige cuál tiene una historia de ser utilizada como remedio y, a partir de ahí, se pueden hacer investigaciones.

Si se encuentran propiedades benéficas a la salud se pueden crear suplementos o fabricar las sustancias en laboratorio para después venderlas como medicamento.

“Muchos medicamentos que utilizamos derivan de sustancias de las plantas”, destaca el médico Iván Delgado, especialista en biología molecular e ingeniería genética.

“De una planta o una hoja se muele algún preparado y se da en una cápsula, y si existe el fundamento científico de la dosis, sería un medicamento herbolario”.

Aunque la ciencia ha estudiado diversas plantas, muchos remedios se siguen utilizando sin sustento científico. Y la falta de investigaciones rigurosas es quizá el principal argumento en contra de muchos remedios naturales.

Sin embargo, quienes se han dedicado a estudiar la medicina herbolaria, la defienden argumentando que el conocimiento ancestral es una prueba muy valiosa.

“Cuando una información ha podido pasar generaciones y generaciones, es un tamiz muy importante que no tiene ningún experimento científico”, apunta González Ferrara.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD