Salud

¿Por qué hay personas que duermen más que otras?

La ciencia tiene la respuesta

Agencias

sábado, 12 febrero 2022 | 15:57

Desde hace tiempo se ha vendido la idea de que si quieres tener “éxito” y cumplir con cada objetivo que te propones, lo ideal es levantarse temprano o bien, trabajar largas jornadas. Sin embargo, esto no siempre es posible, pues el sueño simplemente no lo permite. Un estudio reveló que hay quienes “nacieron para dormir”.

¿Cuánto debemos dormir?

En 2015, un panel de expertos en sueño de la National Sleep Foundation, instituto de investigación estadounidense sin fines de lucro con sede en Arlington, Virginia, publicó recomendaciones generales en función de cada edad.

  • Recién nacidos (0-3 meses): lo ideal es que duerman entre 14-17 horas cada día, aunque también es aceptable que lo hagan entre 11 y 13 horas. Lo que no se aconseja es dormir más de 18 horas.
  • Bebés (4-11 meses): se recomienda que duerman entre 12-15 horas. También es aceptable que descansen entre 11 y 13 horas, pero nunca más de 16 o 18 horas.
  • Niños pequeños (1-2): no es recomendable que duerman menos de 9 horas y más de 15 o 16. Lo que se aconseja es que descansen entre 11 y 14 horas.
  • Niños en edad preescolar (3-5): entre 10-13 horas sería lo adecuado. Los expertos consideran que menos que 7 y más de 12 no sería aconsejable.
  • Niños en edad escolar (6-13): lo recomendable sería dormir entre 9 y 11 horas.
  • Adolescentes (14-17): el rango de sueño ideal es de 10,08 horas.
  • Adultos jóvenes (18 a 25): entre 7-9 horas al día, y no menos de 6 ni más de 10-11.
  • Adultos (26-64): lo ideal sería dormir entre 7 y 9 horas, aunque no siempre se logra.
  • Adultos mayores (de 65 años): lo saludable es descansar entre 7-8 horas al día.

¿Y qué pasa con aquellas personas que duermen más?

Sin embargo, más allá de estas recomendaciones, el Hospital General de Massachusetts realizó una investigación para descubrir por qué hay gente que, a pesar de que duerme temprano, simplemente no logra abrir los ojos para madrugar.

Para dicha investigación, los expertos del hospital analizaron a 452,633 personas. Los sujetos que participaron en el estudio debían responder con qué frecuencia se dormían durante el día. Las respuestas iban desde “nunca / rara vez” hasta “a veces” y “a menudo”.

Además, otros datos de la investigación arrojaron que hay 123 regiones en el genoma humano asociadas con el sueño, y la mayoría de ellas aparecían en la composición genética de quienes admitían dormirse con frecuencia durante el día para una siesta.

El estudio reveló que existen tres causas principales para que alguien duerma durante el día: el sueño interrumpido y el despertar temprano por la mañana, que dependen de haber dormido poco y mal durante la noche; el tercer mecanismo es tener más probabilidades de cerrar los ojos para sentirse bien.

Esta correlación, además, resaltó la presencia de posibles problemas de salud: quienes duermen mucho serían, naturalmente, propensos a tener presión arterial alta, sin embargo, los expertos aún están investigando este aspecto del estudio. La conclusión es que hay quienes “nacieron para dormir”, ya que por su ADN están más dispuestas a dormir. (Con información de Medio Tiempo)