PUBLICIDAD

Salud

Retiro de implantes, ¿por moda o malestares?

Cada vez son más las mujeres que se están quitando los dispositivos mamarios, convencidas de que son la causa de su cansancio extremo y dolores articulares

Dalia Gutiérrez / Agencia Reforma

miércoles, 16 agosto 2023 | 15:38

Monterrey- Cuando Ana Rodríguez supo de una mujer que se quitó los implantes de mama porque creía que afectaban su salud, se preguntó: “¿Será que los inexplicables malestares que tenía desde hace años, se relacionaban con la cirugía estética de senos que se realizó tiempo atrás debido a un absceso?”.

Ese día encontró grupos en redes sociales con cientos de testimonios de mujeres con las que tenía dos cosas en común: reportaban síntomas como cansancio extremo y dolores articulares a los que no encontraban explicación, y todas tenían prótesis mamarias. 

“¡No puede ser, no estoy loca!”, pensó Ana, de hoy 57 años.

También dio con historias de quienes aseguraban sentirse mejor tras retirarse los implantes, procedimiento conocido como explantación mamaria. 

Esperando recuperar su salud, en 2021 se unió a las mujeres que se están quitando los dispositivos, convencidas de que son la causa de sus padecimientos. 

Aunque aún no existe evidencia científica que afirme esta relación, el fenómeno es una realidad en todo el mundo, incluido Monterrey, desde hace unos tres años. 

“Ha habido un incremento en el número de pacientes que solicitan el retiro de los implantes”, señala Cynthia González Cantú, profesora del Servicio de Cirugía Plástica, Estética y Reconstructiva del Hospital Universitario. 

“Se quejan de síntomas que ellas los asocian con el implante”.

Fatiga extrema, dolores musculares y articulares, dermatitis, confusión mental, pérdida de cabello y ansiedad son los síntomas más reportados. 

Muchas pacientes cuentan que acuden con diferentes especialistas en busca de explicaciones, sin obtenerlas. 

“No sabía a qué achacarle mis molestias”, cuenta Karla Marroquín, quien se puso los implantes en 2011 y se los quitó en 2022. 

En 2020, la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) emitió un informe sobre la llamada “enfermedad por implantes mamarios”.

“Aunque la FDA no tiene evidencia definitiva que demuestra que los implantes mamarios causan estos síntomas”, indica el texto, “la evidencia actual apoya que algunas pacientes experimentan síntomas sistémicos que pueden desparecer cuando se remueven los implantes mamarios”.

El fenómeno ha dividido a los especialistas: unos esperan estudios futuros que expliquen la situación, otros creen que es una moda y, algunos más, ya dejaron de colocar implantes.

‘Enfermedad por implantes’

Los implantes mamarios se usan para modificar la forma o volumen de la mama, por fines estéticos o enfermedad. Hay rellenos con solución salina y con gel de silicona. 

Uno de sus principales riesgos es la contractura capsular, el endurecimiento de la cápsula que se forma alrededor del implante.

Quienes luchan por difundir la “enfermedad por implantes” suelen asociarla con el Síndrome Autoinmune Inducido por Adyuvante (ASIA), una reacción autoinmune poco frecuente atribuida a una sustancia extraña al organismo, como implantes, prótesis, amalgamas y vacunas. 

“Cualquier cuerpo extraño puede ocasionar una enfermedad por adyuvantes”, señala el cirujano plástico y reconstructivo Ignacio Buenrostro. 

“Puede ocasionar problemas de tipo autoinmune porque hacen que se active el sistema de defensa y eso ocasiona que el sistema empiece a atacar otras áreas”. 

Con consultorio en Guadalajara, Buenrostro es quizá el único especialista en México que ya no coloca implantes y sólo los retira a quienes lo solicitan. 

“Tengo pacientes de más de tres años que ya no han presentado las molestias que tenían”, asegura el médico, quien desde 2018 ha retirado implantes a unas mil mujeres. 

Es necesaria más investigación

Tanto pacientes como especialistas coinciden en que falta más investigación para averiguar qué está ocurriendo y que es responsabilidad de los cirujanos llevar un control de sus pacientes para saber si desarrollan molestias después de colocarles implantes.

Eso permitiría informar sobre posibles riesgos a otras mujeres, tal como algunas marcas ya comienzan a hacer. 

“No se trata de generar pánico”, señala Angelly Moncayo, fundadora de ASIA Recovery, una iniciativa colombiana que nació en 2020 para visibilizar el tema. 

“Lo que queremos es que se dé toda la información necesaria para que se puedan tomar decisiones mucho más conscientes y, si finalmente quieren someterse a esta cirugía y les pasa algo, sepan qué les está pasando y cuales son los pasos a seguir”.

En 2019, la Asociación Británica de Cirujanos Plásticos Estéticos recomendó que las mujeres que buscan tener implantes deben ser advertidas sobre la enfermedad. 

También es importante acudir con médicos certificados, pues los dispositivos pueden dañar si se colocan mal o duran en el cuerpo más años de los recomendados. 

“A los cinco años de ponerlo tienes que hacer el estudio para ver que no esté roto, que no traigas masas”, apunta la cirujana plástica González. 

Al reflexionar sobre sus experiencias, Karla y Ana buscan combatir la exigencia social que hace creer a las mujeres que necesitan una cirugía para verse mejor. 

“Somos hermosas así como somos”, dice Ana. “No necesitamos bótox, implantes, rellenos ni nada”.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD