Tecnología

¿Funciona el oxímetro del nuevo Apple Watch?

Un bajo nivel de oxígeno en la sangre es una señal de advertencia

Reforma

martes, 15 septiembre 2020 | 21:19

Cd. de México (15 septiembre 2020).- Apple anunció el lanzamiento del Apple Watch Series 6, el cual, además de otras novedades, incluye un sensor que es capaz de medir el nivel del oxígeno en la sangre.

El nuevo reloj inteligente cuenta con cuatro luces infrarrojas que, con base en algoritmos, "calculan el color de tu sangre, lo que indica la cantidad de oxígeno presente".

El oxímetro de pulso, el cual tiene forma de pinza y se coloca en uno de los dedos del paciente, es uno de los instrumentos más buscados por las familias durante la pandemia de Covid-19, ya que es útil a la hora de detectar alguna enfermedad respiratoria.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, un bajo nivel de saturación de oxígeno en la sangre, conocido como hipoxia, es señal suficiente para solicitar atención médica.

A principios de 2020, Samsung incluyó en sus dispositivos una tecnología similar a la presentada por Apple este 15 de septiembre.

Además de aplicar un sistema de sensores en sus relojes inteligentes, los Galaxy Watch, con los smartphones de la serie Galaxy de Samsung también es posible monitorear la saturación de oxígeno en la sangre con la aplicación Health, la cual utiliza el display o el sensor óptico de la cámara.

En ese momento, el Centro de Medicina Basada en Evidencia de la Universidad de Oxford publicó un estudio en el que afirma que, con la tecnología actual, es inviable utilizar los teléfonos móviles como un oxímetro.

"Las aplicaciones para teléfonos inteligentes no deben usarse para monitorear Covid-19, porque no se ha demostrado que sean precisas a niveles de saturación más bajos", señala el documento.

"En otras palabras, las lecturas se vuelven menos precisas mientras el paciente se vuelve más hipóxico".

El estudio señala que, a diferencia de las aplicaciones utilizadas en smartphones, los oxímetros usados por personal de la salud se encuentran calibrados con datos de referencia.

Los expertos concluyen que dichas mediciones (las de los teléfonos inteligentes) no deben ser utilizadas para un propósito clínico.