Tecnología

Jeff Bezos: del garaje en 1994 al espacio en 2021 

Fundó Amazon con ayuda financiera de sus padres; Forbes estima su fortuna en 210 mmdd

Internet

Agencia Reforma

sábado, 17 julio 2021 | 05:00

Nueva York– ¿Con qué sueñas cuando eres el hombre más rico del mundo y has dirigido una de las principales empresas del planeta? Tal vez con ir más allá.

A sus 57 años, Jeff Bezos se prepara para salir de los confines de la Tierra durante 11 minutos el próximo martes a bordo de la nave New Shepard, fabricada por su empresa Blue Origin, fundada en 2000.

El viaje exprés a más de 100 kilómetros del suelo terrestre se realizará apenas dos semanas después de dejar el cargo de director general de Amazon, una empresa que en 27 años pasó de ser un emprendimiento montado en un garaje a una corporación en expansión valorada en 1.8 billones de dólares en bolsa.

En la hazaña lo acompañará su hermano Mark. En esa travesía se consagrará asimismo como el astronauta de mayor edad de la historia a los 82 años Wally Funk, y Oliver Daemenen se convertirá en el viajero espacial más joven de la historia, a los 18 años.

Con la mirada en las estrellas, pero los pies en la tierra, Jeffrey Preston Bezos seguirá vinculado al grupo del que posee cerca del 10 por ciento de las acciones como presidente ejecutivo.

Propietario además del diario The Washington Post y con una fortuna estimada por Forbes en 210 mil millones de dólares, Jeff Bezos logró permanecer en el círculo de los multimillonarios a pesar de su costoso divorcio en 2019 de MacKenzie Scott, con quien se había casado 25 años antes y tuvo cuatro hijos.

Más bien discreto hasta ese momento, el divorcio lo puso en las páginas de la prensa rosa, en medio de un megaescándalo entre cuyos ingredientes no faltaban la conspiración, el chantaje, una amante y unas fotos sensibles, en un contexto de enemistad pública con el entonces presidente de Estados Unidos, el republicano Donald Trump.

Bezos, conocido por sus estruendosas risas que a menudo dan la imagen de un hombre sencillo a pesar de su fortuna, mostró en aquel momento lo que le permitió hacer de Amazon una de las empresas más grandes del mundo: un carácter fuerte y una determinación inquebrantable.

Fascinado por Internet, lanzó Amazon.com en 1994 después de haber estudiado en Florida en la prestigiosa Universidad de Princeton y haber pasado varios años en Wall Street.

La empresa, fundada con la ayuda financiera de sus padres, era sólo una plataforma para vender libros en línea que a menudo tenía números rojos.

Hoy es un gigante que domina el comercio electrónico, la computación remota (“cloud”) y los asistentes de voz conectados cuyo logotipo, una flecha amarilla en forma de sonrisa bajo la marca Amazon, se puede ver en cajas por ciudades de todo el mundo.

Bezos “fue un pionero que implementó muchos servicios que la gente hoy considera normales, desde la tienda en línea hasta pedir un producto para recibir al día siguiente”, comenta Darrell West, investigador del Centro de Innovación Tecnológica de Brookings Institution.

Al multimillonario le gusta recordar sus orígenes humildes: nacido de una madre adolescente en Albuquerque, Nuevo México, y adoptado a los cuatro años por Miguel Bezos, un inmigrante cubano. “Instinto, Bezos tuvo el instinto” de apostar por los avances del mercado, subraya por su parte Roger Kay, analista de Endpoint Technologies Associates.

Pero las críticas le han llovido por sus métodos, entre ellos el de bajar al máximo los precios, que a menudo levantan grandes polvaredas, al punto de ser apodado el “agitador en jefe”.

Amazon también es visto como una aplanadora de la competencia e incluso de las condiciones laborales de sus propios empleados, después de haber hecho todo lo posible para evitar la creación de un sindicato en Alabama en abril.

El grupo también es objeto de una investigación de las autoridades de la libre competencia de Estados Unidos, por comercializar sus propios productos en su plataforma mientras establece las reglas para el resto de las empresas que venden allí.

Como la cereza del pastel, Bezos fue acusado recientemente por la organización independiente ProPublica, junto con los multimillonarios Elon Musk, Carl Icahn y George Soros, de no haber pagado impuestos federales durante varios años, gracias a los sistemas de optimización fiscal.

Eso de inmediato relanzó el debate sobre la fiscalidad de los más ricos, los grandes ganadores de la pandemia.