Tecnología

Juegan billonarios ‘carreras’ para llegar primero al espacio

Despegará Richard Branson el 11 de julio desde NM; Jeff Bezos el 20, de Van Horn

Christian Davenport/The Washington Post

viernes, 02 julio 2021 | 05:00

Washington— La carrera espacial entre los billonarios se está calentando.

Richard Branson está listo para realizar su tan esperado viaje al espacio el 11 de julio, volando en una misión suborbital que le permitiría vencer a Jeff Bezos, de Blue Origin, quien está programado para volar en la nave espacial de su compañía nueve días después.

El vuelo de Branson saldrá de Spaceport America –en Truth or Consequences, NM– situado a 126 millas (203 kilómetros) de El Paso, en tanto que el de Bezos despegará de Van Horn, Texas, a 120 millas (193 kilómetros) de El Paso.

Se había programado que Branson hiciera un vuelo posterior, pero claramente quería ser el primero de los multimillonarios en salir disparado de la atmósfera.

Bezos anunció el jueves que será acompañado en su recorrido por una pionera aeroespacial: la piloto Wally Funk, de 82 años, a quien le negaron las alas de astronauta por cuestiones de género.

En un comunicado anunciando la misión, su compañía dijo que Branson estaría acompañado en la cabina por tres empleados de Virgin Galactic que evaluarían el “ambiente de la cabina, la comodidad del asiento, la experiencia ingrávida y las vistas de la Tierra que ofrece la nave espacial”, todo para garantizar cada momento del viaje, la maravilla y el asombro creado por los viajes espaciales.

Entre esos empleados se encuentra Beth Moses, la instructora principal de astronautas de Virgin Galactic, quien voló al espacio en la segunda misión de vuelo espacial de la compañía. El avión de Virgin Galactic, conocido como SpaceShipTwo Unity, ha llegado al espacio en tres ocasiones, y esta sería la primera vez que vuele con una tripulación de cuatro.

En una entrevista, Branson dijo que estaba “increíblemente emocionado” y que adelantar su vuelo “honestamente” no tenía la intención de superar a Bezos.

“Entiendo completamente por qué la prensa escribiría eso”, dijo. “Es una coincidencia increíble y maravillosa que estemos subiendo en el mismo mes”.

Bezos, propietario de The Washington Post, dijo recientemente que volaría el 20 de julio, aniversario del aterrizaje lunar del Apolo 11. Y el jueves, su compañía espacial, Blue Origin, anunció que se le uniría en el viaje Wally Funk, miembro de “Mercury 13”, un grupo de mujeres sometidas a pruebas y entrenadas en forma privada por un equipo de expertos médicos en aviación para el programa de astronautas de la NASA en el apogeo de la carrera espacial.

Tanto los vuelos de Branson como los de Bezos viajarán en trayectorias suborbitales que sólo arañarán el borde del espacio y darán a los pasajeros unos minutos de ingravidez.

Virgin Galactic recibió recientemente la aprobación de la Administración Federal de Aviación (FAA) que le permite transportar pasajeros comerciales, allanando el camino para que Branson se uniera a la tripulación. En mayo, la compañía realizó otro vuelo de prueba que salió tan bien que la compañía sintió que era seguro permitir que Branson volara como parte de la tripulación.

“Tenía muchas ganas de ir, y dijeron que querían que alguien probara adecuadamente la experiencia de los astronautas”, dijo en la entrevista. “Y me hubiera condenado si dejaba que alguien tomara ese asiento”.

Virgin Galactic, que Branson fundó en 2004, tiene cerca de 600 personas inscritas para vuelos, una de ellas Funk, y se espera que reabra las ventas en la época del vuelo de Branson. La empresa había cobrado 250 mil dólares, pero ese precio aumentará. La compañía no ha dicho cuánto cobraría, pero los analistas han dicho que podría llegar a los 500 mil dólares.

Blue Origin tampoco ha anunciado los precios de las entradas. Pero recientemente subastó un asiento por $28 millones para su primera misión de vuelo espacial. La compañía aún no ha anunciado quién es el ganador.

Virgin Galactic vuela desde Spaceport America en Nuevo México. A diferencia de un cohete tradicional, la nave espacial de Virgin se eleva a unos 45 mil pies en un avión nodriza. Luego se desengancha la nave espacial, y los pilotos encienden sus motores y vuelan hacia arriba.

Además de Branson y Moses, Sirisha Bandla, vicepresidenta de asuntos gubernamentales e investigación de operaciones de Virgin Galactic, y Colin Bennett, el ingeniero de operaciones principal de la compañía, se unirían al vuelo.

El director ejecutivo (CEO) de Virgin Galactic, Michael Colglazier, dijo en una entrevista que la tripulación “va a abrir la puerta para que el resto de nosotros encuentre una manera de acceder al espacio en el futuro”.

Dijo que la compañía hizo una revisión de seguridad exhaustiva y determinó que el vuelo de prueba anterior cumplió con todos sus objetivos, lo que significa que la compañía podría mover a Branson a su próximo vuelo de prueba en lugar del siguiente.

“Realmente nos dio la opción de decidir si Richard preferiría volar en el primero o en el segundo”, dijo Colglazier. “¿Y adivina cuál eligió?”

Branson dijo que después de esperar para ir al espacio durante 17 años, estaba ansioso por ver la Tierra desde la distancia y permitir que sus clientes, algunos de los cuales han estado esperando durante años, también lo hicieran.

“Realmente creo que el espacio nos pertenece a todos”, dijo Branson en un comunicado. “Después de 17 años de investigación, ingeniería e innovación, la nueva industria espacial comercial está preparada para abrir el universo a la humanidad y cambiar el mundo para siempre. Un equipo increíble para convertir colectivamente ese sueño en realidad”.