Viral

Bebió de más y pidió a Uber que la llevara a Ucrania

Para ayudar a la gente por la guerra

Agencias

miércoles, 23 marzo 2022 | 19:26

No cabe duda de que las escenas que estamos viendo derivado del conflicto entre Ucrania y Rusia nos parten el corazón, sobre todo cuando vemos el sufrimiento de miles de civiles que son quienes verdaderamente están viviendo en carne propia los estragos de la guerra.

Prácticamente el mundo entero ha condenado las acciones de Vladimir Putin en contra de Ucrania, lo cual ha hecho que en diversos puntos muchas organizaciones se estén movilizando para tratar de ayudar a la gente, ya sea buscándoles refugio o asilo en otras naciones o haciendo labor humanitaria a distancia.

Sin embargo, lo hecho por una mujer de Reino Unido ha llamado la atención, pues en una noche de copas pensó que era muy buena idea viajar a Ucrania para tratar de ayudar a quien lo necesite y qué mejor que hacer el viaje a dicho país que en Uber.

Leoni Fildes, de 34 años, madre de 2 hijos y quien vive en Mánchester, contó a Daily Mail que hace unos días, salió con unos amigos a un bar, con quienes platicó de muchas cosas, entre ellas, la situación que atraviesa Ucrania.

Luego de beber varios ginebras dobles, Fildes, quien es dueña de una estética canina, tomó su celular y pidió un Uber para que la llevara de Reino Unido a Ucrania porque quería ayudar a la gente de allá, sobre todo luego de enterarse que su novio podría ser llamado a formar parte de las fuerzas militares que se enviarían desde Inglaterra a apoyar la guerra en aquel país.

La app tasó dicho trayecto en $6,000 dólares, por lo que la gente de Uber lo primero que hizo fue tratar cobrar primero dicha cantidad unas 9 veces antes de hacer el viaje; sin embargo, en la cuenta de Leoni no había los fondos suficientes para poder hacerlo.

A la mañana siguiente y en medio de una gran resaca, la mujer descubrió que su banco la había llamado en varias ocasiones para reportarle que Uber trató de cobrar dicha cantidad de dinero de su tarjeta de crédito.

Por fortuna, no se hizo el cargo y Uber también le indicó que no insistirían en hacerle el cobro; de igual modo tampoco se sabe si había un conductor que estuviera dispuesto a realizar un viaje tan largo, sobre todo en un territorio de guerra.