Viral

¿Gastas hasta $10 mil en juguetes?, no eres ‘chavorruco’, eres un kidults

Felipe Gaytán, investigador y académico de la Universidad La Salle, nos explica todo lo que encierra este término

Agencias

Excélsior

martes, 05 octubre 2021 | 13:03

Ciudad de México.- ¿Eres fan de Star Wars, estás al pendiente de La Mole, de alguna oferta en línea para adquirir una nueva consola o juguete de colección? Entonces no hay duda, perteneces a los ‘kidults’.

¿Los kidults? Sí, “personas identificadas entre 25 a 45 años con capacidad adquisitiva que les permite consumir aquellos objetos o realizar actividades que de niños realizaron o, en muchos otros, no pudieron realizar y que ahora tienen la posibilidad de llevarlas a cabo”, dijo a Excélsior Digital, Felipe Gaytán, investigador y académico de la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales de la Universidad La Salle.

Los cómics, consolas de videojuegos, juguetes de colección y gadgets electrónicos son los principales artículos en donde los kidults desembolsan la mayor parte de su sueldo, gastando de mil a 10 mil pesos en un solo artículo.

¿Será un capricho? El consumo de este sector podría parecer un capricho, pero “verlo de esa manera sería reducir un fenómeno social complejo a meras disposiciones individuales, que no tendrían conexión y en todo caso parecerían irracionales”, señaló Gaytán Alcalá.

El académico expuso que se tendría que analizar el fenómeno desde tres momentos: 

El primero es que existe un énfasis social, sobre el tema de la sucesión generacional que inunda el imaginario social que crea distinciones ficticias entre Millennials, Centennials y Generación X.

Hoy los Millennials sienten que han envejecido frente a los más jóvenes (adolescentes y niños) y que han sido arrojados a la vida adulta ante la cual tienen que hacer frente a mil obligaciones como adultos. 

Solo basta ver las redes digitales y los memes para dar cuenta que después de los veinte ya se sienten viejos y desplazados. Es entonces que los objetos y actividades que realizaban los hace sentir aún jóvenes y que, sin las limitaciones de la edad, pueden volver a disfrutar lo que para ellos fue su época lúdica, como si fuera de antaño pero en realidad no han pasado tantos años. 

El segundo, es la evasión del mundo real y potenciar las pulsiones o deseos de niños que viven en mundo de fantasía.

Los kidults se han potenciado porque permite sobrellevar la carga de la vida adulta y las responsabilidades que ello implica. Problemas de familia, laborales, económicos, y la incertidumbre de un futuro personal y social. 

Por eso vemos el disfrute de colecciones de autos, juguetes, discos y compartidos con otros kidults que también ayudan a reforzar ese mundo. 

Y tercero, la industria de la nostalgia. Los estudios mercadológicos han identificado bien este fenómeno de la nostalgia y han potenciado un mercado en el mismo sentido. Ofrecen productos nuevos con ese sello del tiempo o, en su caso, incentivan los circuitos de coleccionistas  (expo de revistas, películas). La propia industria de Hollywood lo ha hecho al traer remakes como Godzilla, superhéroes y Star Wars. 

Kidults y el síndrome de Peter Pan

Felipe Gaytán nos explicó que los llamados kidults no tienen el síndrome Peter Pan,  sino más bien rasgos de éste “como es el vivir en el mundo de fantasía e imaginar como niño disfrutar consumir los productos o actividades de la nostalgia”.

"Ellos distinguen el mundo real del imaginario y no evaden las obligaciones de la vida adulta. Habrá excepciones, pero en realidad el fenómeno se inclina más a los chavorucos, con rasgos del síndrome de Peter Pan. En todo caso oscilan entre el síndrome de perpetuo adolescente y el del país del nunca jamás (nunca me dolía esto, nunca me daba resaca, nunca me pasaba esto)”, nos dice el entrevistado.

¿La pandemia elevó el consumo de los kidults?

Para el académico, no solo se elevó el consumo, también “reforzó ese mundo imaginario en un espacio en el que ellos pueden construirlo como lo fue estar en casa. El comercio electrónico aprovechó este nicho y ante la falta de la vida en el espacio público se potencializó la vida en lo privado y lo íntimo. La pandemia reforzó también las redes de los kidults con los intercambios y el reforzamiento de lo que ellos pensaron era un mundo mejor que ellos vivieron antes de la pandemia. Frente a un mundo perdido e incierto de la pandemia, lo mejor era recrear el mundo que ellos vivieron y que por experiencia imaginaria consideraron mejor”.

Y… ¿te identificaste como un kidult?

Está bien que de vez en cuando te des un gusto, pero tienes que tener en cuenta que debe existir un balance.