Viral

Me armé para defender a mi pueblo: niño policía en Chilapa

Ante la violencia, infantes han llevado entrenamientos para ser miembros de la policía comunitaria

La Silla Rota

Agencias

viernes, 24 enero 2020 | 13:41

Las fotografías de niños de entre 6 y 15 años, con un rifle en las manos, con la cara media cubierta y utilizando la playera verde de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias de la Policía Comunitaria (CRAC-PF), dieron la vuelta a todo el país, dejando ver la crisis de seguridad que atraviesa México que obliga a los niños a tomar las armas y formar parte de los grupos de autodefensas en sus comunidades, cuando ni siquiera han concluido la primaria., publicó el portal La Silla Rota.

Guillermo tiene solo seis años y cursa el primer grado en una escuela primaria en Ayahualtempa, pero sabe perfectamente lo que su comunidad necesita. 

"Me armé para defender a mi pueblo y seguir manteniendo mis tradiciones", dice en su lengua natal náhuatl, al medio local Pulso Informativo Guerrero. Sin embargo, no pierde la ilusión de continuar con sus estudios: "No quiero ser policía comunitario todo el tiempo, quiero ser profesor", dice.

Pero las oportunidades de continuar con sus estudios son mínimas para Guillermo, pues en las 16 comunidades donde tiene presencia la CRAC-PF no hay planteles de nivel superior, denunció el coordinador de este sistema comunitario, Bernardino Sánchez Luna y señala que, en los lugares donde hay preparatorias y telebachilleratos es en Hueycantenango y en Chilapa, pero es ahí donde operan "Los Ardillos".

Bernardino Sánchez Luna señaló que, los niños que el miércoles pasado se unieron a la policía comunitaria habían sido entrenados dos meses antes para defenderse, en caso de que sean atacados por la organización criminal "Los Ardillos", pero explicó que no harán funciones de policías comunitarios.

Esta medida se tomó ante la falta de operación por parte de El Ejército, de la Guardia Nacional y de la Policía Estatal que no han podido detener los ataques de esta banda delincuencial.